Alergia al polvo: cómo vivir con él


Alergia al polvo: cómo vivir con él
Califica este Consejo

La alergia al polvo provoca síntomas muy desagradables en las personas afectadas, ya sea tos, falta de aire, entumecimiento del pecho o silbios (cuando la respiración da un tipo de pitido involuntario, debido a la obstrucción del tracto respiratorio) y otros síntomas relacionados con el asma.

Todos ellos son una reacción del sistema inmunológico contra elementos externos, como ácaros, cucarachas, polen, vello y moho, entre muchos otros.


Además de ver a un especialista en alergia para determinar la causa de las alergias, es muy importante seguir las directrices para garantizar que las causas de la alergia se minimizan lo más posible:

  1. Reemplace los suelos de madera, especialmente en las habitaciones, ya que serán mucho más fáciles de limpiar (la alfombra absorbe el polvo y, a menudo, la mitad no se quita con el aspirador).
  2. Utilice una aspiradora con un filtro de alta eficiencia diseñado para capturar todo tipo de partículas (HEPA), además de usar una mascarilla si usted es alérgico al polvo. El polvo tarda algún tiempo para cambiar dos horas después de la limpieza extensiva, por lo que se recomienda hacerlo cuando la persona con alergias no esté en casa. Evite la limpieza durante la noche.
  3. Use capas anti-polvo en colchones y cojines. Lavar ambas hojas y las cubiertas de almohada regularmente, usando agua caliente.
  4. Coloque un filtro de aire HEPA cerca del cuarto de la persona alérgica.
  5. No coloque macultas u otros animales con cabellos en la sala de la persona con alergia al polvo.
  6. Mantenga todos los alimentos que no están en el refrigerador cubierto, además de tirar todos los residuos orgánicos en el recipiente apropiado. Esto evita la presencia de insectos y otros atraídos por olores.
  7. Utilice un deshumidificador y asegúrese de que la temperatura de la casa no eleve más del 55% (los ácaros necesitan un 75% de humedad para sobrevivir).