Ortodoncia corregida: tipos

Corregido ortodoncia es uno de los más usados ​​en términos de corrección dental.

Este tipo de ortodoncia está formado por corchetes, pegados sobre los dientes y por hilos que los rodean y que hacen la boca moverse a la posición buscada por el dentista.

Dentro de la ortodoncia fija, encontramos dos tipos:

    • Soportes externos.

El más usado y ciertamente el más característico, en el cual los hierros se distinguen perfectamente en los pacientes que los usan. ¿Por qué el mayor uso? Sin duda, su precio reducido, ya que el metal es muy barato.

Ortodoncia lingual.

Ellos difieren de los anteriores en la colocación de los corchetes, ya que se colocan dentro, es decir, en la “parte trasera” de los dientes, eliminando así el miedo de sonreír usando cintas.

Enfatiza que, en este caso, se adaptan a la forma de cada diente, siendo, por lo tanto, más caros en comparación con los anteriores.

Otra desventaja es la limpieza, ya que es mucho más complicado, por ejemplo, pasar en el pincel.

    • Soportes zafiro.

En el otro extremo, este tipo de ortodoncia, en el cual el material usado para hacer los soportes es hecho de zafiro o porcelana, lo que permite que sean ocultados de la vista sin tener que optar por esconderlos detrás del diente cuando ellos son transparentes.

El precio de estos generalmente es de unos 500-700 para cada arco dental, por lo que no está disponible para todos y es mucho la diferencia con los 300 euros que cuestan los soportes metálicos normales.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *